Dominación masculina: ¿cuál es la razón?

Muy a menudo los hombres y las mujeres discuten. Y si una mujer no quiere reconocer la rectitud de los hombres, se convierte en un conflicto violento. ¿Por qué un hombre siempre tiene la razón? ¿Qué lo hace tan seguro de que sus ideas erróneas son correctas?

La primera. El deseo de un hombre de defender persistentemente su posición se debe a su deseo de mantenerse firme en sus pies. Cuando los representantes del sexo más fuerte están seguros de algo y otros confirman esto (especialmente la mujer), se sienten seguros, se puede decir "a gusto".

El segundo. Las tradiciones establecidas y la educación, cuando desde una edad temprana hay una clara división de responsabilidades entre las niñas y los niños. Se les dice constantemente a las niñas que deben ser femeninas, flexibles y suaves; y a los niños se les enseña a ser valientes, resueltos y a tomar sus propias decisiones.

Tercero. Un hombre lucha por el derecho a defender su punto de vista desde tiempos prehistóricos, cuando trató de probar su caso a una mujer, para parecerse a un líder en sus ojos.

Pero los tiempos están cambiando, y con ello, los derechos de hombres y mujeres a un nuevo nivel. Y aunque la igualdad sexual está consagrada en la ley, muchos hombres continúan defendiendo posiciones de liderazgo no solo en la sociedad, sino también en las relaciones. Y bajo ninguna circunstancia quieren reconocer la rectitud de las mujeres. Tales hombres hacen bromas sobre una esposa estúpida o una suegra malhumorada.

La dominación masculina puede manifestarse en la familia, en el trabajo y en la vida pública. Cada familia es individual y puede llevar mucho tiempo comprender por qué un hombre es siempre el principal en una relación. Las estadísticas muestran que muchas mujeres prefieren estar en el "fondo". La mujer simplemente no quiere hacer valer sus derechos, y pone una carga familiar difícil sobre sus hombros. Para muchas parejas esto es normal, y no quieren cambiar nada en una relación.

Es más difícil para las mujeres que se enfrentan a diario con la impenetrabilidad masculina en el trabajo. Aquí, cada dama debe aprender a comportarse correctamente, para que un hombre no sienta su debilidad, humildad y miedo. Para esto se recomienda recordar algunos consejos simples.

  • Elige la ropa adecuada para enfatizar seriedad y profesionalidad. Los trajes clásicos con una cantidad moderada de accesorios discretos son perfectos para esto.
  • Las preguntas masculinas deben ser respondidas con una voz firme y expresiva. Entonces el hombre sentirá que la mujer no le tiene miedo.
  • Siéntase libre de señalar los errores de los hombres.
  • Es genial saber cuál es su negocio para demostrar que una mujer no puede trabajar peor que los hombres.

Una mujer no debe tener miedo de un hombre y su dominio natural. En primer lugar, debe confiar en defender su punto de vista. Esto no debe hacerse con calma. Para que un hombre pueda escuchar y poder aceptar el punto de vista femenino, se recomienda utilizar un método psicológico comprobado. Antes de expresar su descontento a un hombre o señalar que está equivocado, elogíelo. Y luego enfatizar sus errores. Por ejemplo: "Usted es un muy buen especialista, pero en esta situación es correcto hacerlo ..." Parafraseando esta técnica según sea necesario, puede usarse en relaciones personales.

Todos deciden por sí mismos: siempre están de acuerdo incondicionalmente con un hombre o se quedan atrás de sus derechos. Pero no olvide una declaración sabia: "Nos tratan como lo permitimos nosotros mismos".